Una de las tendencias de esta temporada es decorar siguiendo las pautas del estilo shabby chic. Esta forma decorativa rinde homenaje a lo vintage, da valor a lo antiguo utilizando para ello elementos modernos y pretende imitar a las casas de campo inglesas. Para quienes huyan de la uniformidad y deseen originalidad en la casa, es una tendencia a tener en cuenta por su elegancia, su mirada al pasado y sus colores de gran suavidad.

 

Los muebles viejos, los objetos antiguos y las flores son algunos de los principios del shabby chic, que literalmente significa desgastado/elegante, como contraposición. Así, la inclusión de mobiliario restaurado le irá muy bien. Igualmente objetos como lámparas, cuadros, perchas, candelabros o sillas que pueden encontrarse en las tiendas de antigüedades. Destacan los tintes rosados, el blanco por encima de todo, el azul cielo, el beige o el verde muy claro. Otro elemento importantísimo son los adornos florales. No consiste únicamente en añadir flores naturales, sino en utilizar esta figura sobre el papel de las paredes, cojines, sábanas, colchas o mantas. Siempre en tonos pastel, pues hay que recordar que es un estilo romántico y notablemente femenino.

 

Aunque los principios del shabby chic pintan las paredes de blanco para dar amplitud a los espacios y servir de fondo a todos los demás adornos, es conveniente elegir una zona a ser ocupada por un papel pintado en tono pastel. El estampado debe seguir un mismo patrón que se repite (un ancla, una rosa, un tulipán). También se sirve mucho del hierro y de la madera desgastada, persiguiendo siempre ese aire de inspiración victoriana. Es conveniente recordar que se trata de una sutil combinación entre elementos nuevos y antiguos, de forma que los primeros se encarguen de hacer destacar a los segundos.

 

Otra gran herramienta para dar con el toque deseado son los espejos y los cuadros. En las láminas irá muy bien un paisaje o algún contenido de tipo vegetal, como un frondoso árbol. Importante es también que los marcos sean de hierro desgastado, siempre de gran vistosidad para casar con la línea general.
Otros elementos que contribuirán a desarrollar su lado más vintage son las vistosas lámparas de techo. Deben ser grandes, en forma de araña o de candelabro, preferiblemente construidas en hierro y cristal. No olvides detalles como butacas, mecedoras o cestas de mimbre. Una idea para un sofá de tapicería clara podría ser el emplazamiento de seis cojines alternados, dos de color rosa palo, dos azul pastel y dos beige o blancos, todos ellos en tonos muy claros.

 

El shabby chic te permitirá dar una segunda vida a esos muebles que se van quedando viejos mientras impregnas tu hogar de romanticismo. Se trata de un estilo algo recargado que, sin embargo, da una sensación de amplitud gracias a los blancos y los tonos pasteles suaves.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *