Cómo reparar las grietas de las paredes

Las grietas son una de los mayores problemas que pueden aparecer en tu hogar según van pasando los años, y si no las reparas le darán un aspecto bastante feo a tu hogar. Si además aparecen humedades, ya sería una combinación horrible y ya tendrías que llamar a un profesional para poder solucionarlo. Si lo coges a tiempo, puedes hacerlo tú mismo.

Es muy importante que sepas si la grieta se debe a un movimiento de la estructura de la casa, ya que entonces podrías tener un grave problema que no se soluciona con taparla o repararla. Si eso es así, lo mejor es que la vea un profesional cuanto antes para que pueda revisar las demás paredes y para decirte si las condiciones son buenas para habitar en esa casa.

Cómo repararlas

Lo primero que tienes que hacer es eliminar los restos de pintura que estén sueltos, para evitar que se vuelvan a caer cuando ya lo hayas reparados. Después limpia bien la zona para no encontrarte ningún obstáculo cuando vayas a rellenarla, y cuando lo hayas hecho, humedece para facilitar que el relleno se adhiera. Comienza a rellenar con la masilla, presionando bien para que quede compacta y no haya huecos.
Cuando hayas rellenado toda la grieta, espera a que se seque totalmente y lija bien la superficie hasta que quede al mismo nivel que el resto de la pared. Por último, pinta toda la zona que has rellenado del mismo color que el resto de la pared y ya tendrás todo el trabajo hecho. Fácil, ¿verdad? Como recordatorio, compra siempre el relleno especial para las grietas, o de lo contrario se caerá en poco tiempo y otra vez tendrás una grieta para rellenar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *