Cómo limpiar chimeneas

Ahora que llega el buen tiempo y deja de hacer frío, las chimeneas se apagan para no volver a encenderse hasta dentro de varios meses, siendo entonces el momento perfecto para limpiarlas y que así se mantengan en buenas condiciones. Su limpieza no es muy complicada, sobre todo si se trata de una chimenea normal, y es indispensable que la realices cada cierto tiempo.

Cuando vayas a encenderla al volver el frío, es indispensable que esté limpia, ya que así la combustión será la adecuada para poder hacer el fuego. El ambiente estará también mucho más sano, y debe quedar sin nada que la obstruya para que el humo pueda salir sin problema.

Cómo limpiarla

Lo primero que tienes que hacer es retirar cualquier resto de madera o ceniza que haya quedado de la última vez que la utilizaste, y si ha estado encendida hace poco, lo mejor es utilizar un hierro o gancho especial para no quemarte. Si tienes plantas, que sepas que la ceniza apagada que retires la puedes utilizar como abono natural, les sentará genial.
Puedes utilizar también una aspiradora, a la que puedes enganchar un cubo de chapa que venden en sitios especializados y que te permitirá recoger mejor ceniza y cualquier otro residuo. Además, se quedará en ese cubo y no en la bolsa de la aspiradora. Otra cosa que puedes utilizar para su limpieza es un anti-hollín, aunque ya una vez esté en funcionamiento. Se echa sobre las llamas y evita que el hollín se quede en las paredes de la chimenea ni se extienda más de lo que debería

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *